Comportamiento y evolución de las inversiones, diversificación

El Grupo EPM ha implementado una estrategia de diversificación que le ha permitido tener presencia en Chile, México, Guatemala, Salvador, Panamá, Bermuda y Colombia, a través de 48 empresas entre filiales y subsidiarias del sector energía, agua potable y saneamiento básico, así como empresas cuyo propósito es apalancar actividades relacionadas con la dinámica empresarial del Grupo, como lo son MaxSeguros, Promobiliaria y el Fondo de Innovación.

Durante el 2016 las compañías del Grupo enfrentaron ambientes económicos y políticos de altibajos. En el caso de México, si bien es cierto se registró un crecimiento del 2.4% del PIB, producto del mayor dinamismo del consumo privado, las exportaciones y el sector servicios, los resultados electorales en Estados Unidos llevaron a una alta fluctuación de la moneda, situación que la convierte en una de las divisas más depreciadas de los países emergentes. Para el caso de Chile, la actividad económica creció en promedio 1.42%, inferior a 2015 (2.32%), resultado que evidencia la desaceleración de la economía, no solo por la contracción del sector minero sino también por un bajo desempeño en todas las ramas de actividad. Por su parte, las economías de los países de Centroamérica presentan crecimiento a ritmos inferiores a las metas establecidas por los gobiernos locales (Guatemala, El Salvador), mientras que la economía de Panamá, que había fijado metas de crecimiento sustentadas en la ampliación del Canal de Panamá, se ha visto restringida por la desaceleración del comercio internacional.

En el año 2016 EPM recibió de sus filiales y subsidiarias recursos por COP 529 miles de millones, de los cuales las compañías controladas entregaron dividendos por COP 135 miles de millones y las no controladas (UNE e ISA) por COP 229 miles de millones. EPM Inversiones S.A. realizó una disminución de capital mediante reembolso de aportes por COP 165 miles de millones, con el objetivo de retornar recursos para EPM, mejorar la estructura financiera y optimizar la carga impositiva.

Durante el año 2016, EPM capitalizó a Aguas de Malambo en COP 14 miles de millones, de los cuales se pagaron efectivamente COP 11,5 miles de millones, recursos destinados a financiar el plan de inversiones que busca mejorar los indicadores de calidad, continuidad y cobertura. En EPM Chile se llevó a cabo una recomposición de la estructura deuda/capital, capitalizando EPM un valor de USD 30 millones. EPM LATAM, vehículo de inversión de propiedad de EPM, capitalizó en USD 43,350 a EV Alianza Energética S.A., empresa constituida el 22 de enero con el objeto de prestar servicios de eficiencia energética. Este mismo vehículo capitalizó a EPM México por USD 8.9 millones.

En general, las compañías nacionales de energía y de aseo presentan resultados acordes con el plan de negocio y las rentabilidades esperadas. Esta tendencia se mantiene para las compañias de Centroamérica (GESA, DECA, Delsur y ENSA).

Por su parte, las empresas de agua y saneamiento en Colombia vienen en un proceso de estabilización operativa y de ejecución de inversiones, que busca alcanzar las metas operativas y financieras.

Durante el año 2016 Adasa continuó con la consolidación del plan operacional, financiero y organizacional. En 2016 entró en funcionamiento al 100% la ampliación de la Planta Desaladora Norte, que aumenta la capacidad productiva en 200 lts/seg. Y genera mayor disponibilidad de agua y mayores ingresos para los próximos años. Al cierre del año la compañía presentó un incremento en el Ebitda del 23.8%, apalancado en el incremento de los consumos en el mercado no regulado, que le ofrece un gran potencial de crecimiento a la compañía. Los indicadores, como satisfacción de clientes, percepción de la comunidad y clima laboral, mejoraron respecto al año anterior.

Con relación al Parque Eólico Los Cururos, los precios de la energía presentaron una tendencia descendente, jalonada por la disminución de precios de los combustibles y la expansión del sistema eléctrico con tecnologías renovables no convencionales con costos inferiores. Adicionalmente, se presentaron restricciones de tipo técnico (efecto desacople) y regulatorio que han modificado los mecanismos de remuneración. La menor perspectiva de ingresos generó un impacto en los estados financieros, con lo cual se refleja un gasto por USD 64.2 millones.

La inversión realizada en Panamá en la Hidroecológica del Teribe (HET) se ha visto afectada por la menor generación, producto de la disminución en la disponibilidad hídrica en la cuenca y un costo marginal de la energía menor.  Además, se presentó la modificación en la canasta energética de Panamá con mayor participación de tecnologías no renovables a bajos costos. La menor perspectiva de ingresos generó un impacto en los estados financieros, con lo cual se refleja un gasto de USD 13.4 millones.

En México, la modificación de los mecanismos de contratación pública en el sector de saneamiento, así como una mayor competencia en el sector privado y la afectación de uno de sus principales clientes, particularmente Petróleos Mexicanos (Pemex) por la disminución de los precios del petróleo, generó menores expectativas en los ingresos, con lo cual se registra un gasto en los estados financieros por USD 24.2 millones.


Acceso y comprabilidad

Calidad del agua

Clima laboral

Rendición pública de cuentas

Contratación responsable