Agua y saneamiento

Se superaron las metas en la gestión integral del Agua No Contabilizada, gracias a estrategias encaminadas a la reducción de las pérdidas técnicas y comerciales. Adicionalmente, se realizaron modernizaciones en la planta de tratamiento de aguas residuales San Fernando, que permitieron mejorar los índices de confiabilidad y aportaron a la reducción de costos de operación, alcanzando en promedio un 40.9% de energía eléctrica autogenerada. Además, se implementó el modelo para la gestión y control de vertimientos de Aguas Residuales no Domésticas (ARnD).

En Aguas de Malambo se fortaleció la gestión comercial por la implementación del plan “Descuenta a tu cuenta”, que ofrece diferentes opciones de pago a los clientes morosos. En Aguas de Oriente, por su parte, se realizó una intervención operativa para la detección y reparación de más de 30 fugas, lo que permitió disminuir las pérdidas del 40% a un valor inferior al 20%. En Aguas de Urabá, cien de nuestros funcionarios del Grupo se certificaron en las competencias relacionadas con los procedimientos de actividades operativas de redes del sistema de acueducto y la aplicación de las normas   técnicas vigentes  en la intervención de las redes del sistema de acueducto.

En Aguas de Urabá se mejoró la continuidad del servicio de acueducto en Carepa y El Reposo, pasando de 17.6 y 6 horas respectivamente a 24 horas, y en Turbo de 3.6 horas a 5 horas. Además, se logró la disminución de las pérdidas en 5.15 puntos gracias a la implementación de buenas prácticas operativas y a la efectividad de la gestión comercial. Por su parte en Aguas Nacionales, específicamente en la ciudad de Quibdó (Chocó) se aumentó la continuidad del servicio de acueducto, al pasar de 10 horas a 11.7 horas.

En materia de gestión de residuos sólidos, con la implementación del esquema de “renting” en Emvarias se obtuvieron incrementos en la disponibilidad de vehículos, pasando del 79% al 91%, y una reducción del 94% en el retraso de las rutas mayores, lo que dio lugar a una disminución de las quejas en un 11% con respecto al año anterior.

En la filial Adasa (Aguas Antofagasta, Chile) se logró la negociación tarifaria quinquenal del mercado regulado y la terminación de la ampliación de la planta desalinizadora, con incremento en los ingresos del mercado no regulado. Por otra parte, se constituyó Ticsa Colombia, por cerca de USD 45 millones, e inició la gestión comercial en el negocio de aguas industriales.


Acceso y comprabilidad

Calidad del agua

Clima laboral

Rendición pública de cuentas

Contratación responsable